top of page

Edulcorantes. Ni adelgazan ni son inocuos

En un comunicado, Francesco Branca, MD, PhD, director de nutrición y seguridad alimentaria de la Organización Mundial de la Salud (OMS), afirmó que los edulcorantes sin azúcar "no son factores dietéticos esenciales y no tienen valor nutricional". Recomienda reducir la dulzura de la dieta en general desde temprana edad para mejorar la salud.

La obesidad, relacionada con enfermedades no transmisibles y una de las principales causas de muerte a nivel mundial, está vinculada al consumo excesivo de azúcar. Según la OMS, casi 2 mil millones de adultos y más de 340 millones de niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad.

Los edulcorantes sin azúcar, aunque se promocionan por tener menos calorías o ninguna en comparación con el azúcar, no está claro si su uso a largo plazo ayuda en la pérdida o el control de peso. Además, hay evidencia acumulada que sugiere que los edulcorantes sin azúcar pueden tener efectos desfavorables en los factores de riesgo de enfermedades crónicas.

Un estudio realizado en Francia el año pasado relacionó los edulcorantes artificiales con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, se descubrió que el sucralose-6-acetato, una sustancia química formada al ingerir sucralosa, puede dañar el ADN y aumentar la actividad genética asociada con la inflamación y el cáncer.

La guía de la OMS se aplica a los edulcorantes artificiales y naturales que no se clasifican como azúcar, como el aspartamo, la sacarina, la estevia y el sucralose. Sin embargo, no se aplica a los alcoholes de azúcar ni a los azúcares bajos en calorías. Tampoco se aplica a medicamentos ni a productos de higiene y cuidado personal que a veces contienen trazas de edulcorantes para mejorar el sabor. Por lo tanto, el consumo de edulcorantes sin azúcar implica consumir alimentos y bebidas que los contengan o agregarlos a dichos productos.

En adultos, el consumo de edulcorantes sin azúcar durante períodos cortos, de aproximadamente 3 meses o menos, se asoció con menor peso e índice de masa corporal. Sin embargo, su uso a corto plazo no mejoró otros indicadores de salud cardiometabólica, como los niveles de glucosa o insulina. El uso a largo plazo, entre 6 y 18 meses, no pareció afectar el peso, pero los datos de los ensayos relacionados fueron difíciles de interpretar debido a las diversas metodologías.

En estudios prospectivos de cohorte, incluidos los que siguieron a los participantes durante una década, se encontró que un mayor consumo de edulcorantes sin azúcar se correlacionaba con un mayor riesgo de obesidad, diabetes tipo 2, varias enfermedades cardiovasculares, incluido el accidente cerebrovascular, y muerte por cualquier causa. Aunque el uso de sustitutos del azúcar no se asoció con un mayor riesgo general de cáncer, la sacarina se relacionó con cáncer de vejiga en algunos estudios de casos y controles.

En niños, la evidencia sobre los efectos de los edulcorantes sin azúcar en la salud fue limitada. Aunque los niños perdieron peso cuando las bebidas azucaradas se reemplazaron por bebidas con edulcorantes sin azúcar, no se observaron diferencias significativas en los índices de masa corporal. Además, varios estudios no encontraron conexiones significativas entre el consumo de edulcorantes sin azúcar y una mejora en los resultados de salud.

En embarazadas, los datos también fueron limitados. Si bien un mayor consumo de edulcorantes sin azúcar durante el embarazo se asoció con un mayor riesgo de parto prematuro, no está claro si afecta el peso del bebé al nacer o más adelante en la vida. Los sustitutos del azúcar no redujeron el riesgo de diabetes gestacional, pero el consumo de estos edulcorantes durante el embarazo puede afectar algunos resultados en los bebés, como un mayor riesgo de asma y alergias, así como una función cognitiva reducida.

La guía reconoce que la mayoría de los hallazgos no tienen evidencia sólida y que el tamaño del efecto a menudo fue pequeño. Además, existe la posibilidad de una relación de causa y efecto inversa que podría haber contribuido a las observaciones de un mayor uso a largo plazo de edulcorantes sin azúcar asociado con el riesgo de enfermedad. Por lo tanto, la guía se considera una recomendación condicional, lo que significa que la OMS no está segura de si los beneficios de evitar los edulcorantes sin azúcar superan los riesgos en la mayoría de los casos.

En resumen, la guía recomienda optar por alimentos y bebidas sin endulzar siempre que sea posible. También sugiere que los formuladores de políticas se centren en reducir el consumo de azúcar y sus sustitutos en los lactantes y niños pequeños, quienes aún están desarrollando sus preferencias de sabor.


Este es un resumen del articulo de Melissa Suran, PhD, MSJ llamado Sugar Substitutes Don’t Help Weight Control and May Increase Risk of Heart Disease and Diabetes, WHO Warns.


Suran M. Sugar Substitutes Don’t Help Weight Control and May Increase Risk of Heart Disease and Diabetes, WHO Warns. JAMA. Published online June 14, 2023. doi:10.1001/jama.2023.10967

11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page